Tu navegador (Internet Explorer 7 o anterior) está obsoleto. Tiene fallas de seguridad y no puede mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende a actualizar su navegador.

X

Agua + niños = Precaución

Bebe y playa

El verano suele ser sinónimo de diversión, playa, relax… Todo unido a pasárselo en grande con una buena dosis de agua refrescante cerca. El problema es que al agua hay que tenerle respeto, este año ha crecido considerablemente el número de personas fallecidas por ahogamiento, especialmente los niños, que son los más vulnerables.

Las playas, piscinas, ríos y embalses, se convierten en un lugar en el que sí, hay que pasarlo bien, pero con algunas medidas de precaución que no se deben pasar por alto.

Valorar el entorno. Aunque aparentemente estemos en un entorno seguro (poca profundidad o sin olas) no debemos bajar la guardia. Deberemos poner mucha más atención si nos encontramos en un lugar sin vigilancia.

Examinar la calidad de los juguetes acuáticos. Lo primero será comprobar que flotadores y manguitos flotan correctamente o que determinados juguetes no soltarán pequeñas piezas o pintura tóxica. Eso sí, el uso de manguitos no quiere decir que haya que bajar la guardia ni desentenderse.

Comidas. Los expertos señalan que en verano, sobretodo con una exposición al sol y al agua, no son adecuadas las comidas copiosas para evitar los temidos cortes de digestión.

Socorristas y personal sanitario. En el caso de que haya socorrista, podremos recurrir a él en caso de problema. Hay que tratar de evitar el factor de “tratar de hacernos los héroes” e informar inmediatamente a los expertos.

Respetar las normas. Puede resultar tentador, pero cuando hay bandera roja en la playa, está prohibido el baño. ¿No os ha pasado alguna vez que los socorristas tienen que “obligar” a la gente a salir del agua? Es una medida de seguridad. Al igual que debemos evitar los lugares en donde esté prohibido el baño o haya algún tipo de señalización de advertencia. Si vamos con niños, no se puede pasar por algo que una ola fuerte o mucha profundidad, puede aumentar el peligro.

Y sobretodo, no perder de vista a los niños. Nos ahorrará más de un susto.

Comentarios

Comentarios

Dejar un comentario

nombre

correo electrónico (no publicado)

sitio web